lunes, 6 de julio de 2009

EL REY DEL TRIGO (I)


fotografía del tren electrico de la compañía el Globo, de Traiguén. copiada de la siguiente pagina:members.fortunecity.es/resmy/traiguen.htm - hay más fotos en esa dirección.


Hoy relataré parte de la vida del llamado Rey del Trigo, en la región de lo que actualmente es la Araucanía. será un extracto de un texto publicado en el diario Austral de Temuco el domingo 18 de mayo de 1947, escrito por el profesor don Hugo Gunckel L.
"El primero que llegó a Chile fue don Onofre Bunster y lo hizo de una forma muy original como nos cuenta don Virgilio Figueroa en su Diccionario Histórico Biográfico y Bibliográfico de Chile, Stgo, 1928): Era segundo jefe de un buque inglés y fue comisionado por el comandante para desembarcar en un punto de la costa, al parecer cercano a Valparaiso y se apoderara de algunos animales que pastaban cerca de la playa. Desembarcó en una lancha con varios marineros y cuando estaba en lo mejor de su tarea, aparecieron varios campesinos en actitud amenazadora. Puso en salvo su gente y la embarcó en la lancha pero el cayó prisionero y fue conducido a presencia de los propietarios del fundo. Recibió tan buen tratamiento y le agradó tanto el clima, que no pensó en regresar a su patria, Inglaterra y en cambio invitó a su hermano don Grovenor Bunster, también marino como él, para que se trasladara a Chile.
don Onofre se casó con doña Rosario Ortíz Cuadra; se dedicó al comercio y terminó su vida en el país.
Su hermano Grovenor se dedicó también a las labores del coemrcio y se radicó en Chile, con su esposa doña Isabel Bunster Knox, descendiente de nobles cepas inglesas.
De este matrimonio nació el 9 de agosto de 1838 en la hacienda de Polpaico, don José Bunster, el difundidor de su apellido en Chile y creador de una fabulosa riqueza agrícola e industrial del sur de Chile.
Vivió los primros años en Valparaiso, donde tuvo la desgracia de perder casi simultaneamente a sus padres. Al quedar huerfano encontró ocupación en el establecimiento comercial de don Jorge Garland, donde aprendió práctica mercantil y realizó sus primeras economías.
Co ellas y acompañado de un hermano menor se dirigió en 1857, dedicandose a la agricultura y coemrcio, en medio de los araucanos, cerca de Mulchén, más la fortuna no les fue propicia. Habiendo estallado la revolución del 59 y con ellael alzamiento de muchas tribus mapuches de ese año, en que se arasaron las propiedades de muchos chilenos a orillas sur del Bio-Bio y de la Laja, perdieron cuanto tenían, viéndose obligados a regresar de nuevo a Valparaiso pobres, ya que toda su "fortuna salvada constituía la suma de doscientos pesos en los bolsillos, único tesoro que habían podido salvar del capital que habían alcanzado a reunir años antes"
Pero este desastre económico abrió a don José el camino que lo iba a llevar a la grandez, que alcanzó algunos años más tarde: Dos años mas tarde, volvió de nuevo a La Frontera, asociado de un amigo, estableciéndose en Nascimiento, donde empezó a progresar y a vencer la suerte.
Poco después liquidaba la sociedad con su amigo y quedaba de esta manera solo al frente de sus negocios y una vez empezadas las operaciones de la conquista del teritorio araucano por el coronel don Cornelio Saavedra, fue don José Bunster el primer comrciante que instalaba en cada pueblo que se fundaba un negocio o una industria "llegando de este modo a ser lo que ha sido: el fundador del coemrcio y de la industria como también creador de la agricultura en gran escala, en aquellos lugares".
El fue como indica un autor "el verdadero jefe nato que han tenido aquellas poblaciones desde el día en que empezaron a nacer a la vida del trabajo, libres ya de la dominación militar ha sido aquel gran industrial y desinteresado benefactor público, siempre dispuesto a contribuir con su iniciativa y con su fortuna al adelanto y desarrollo de la hasta entonces frontera araucana"
El primer sitio que se delineó en Angol, en su última fundación, el 2 de diciembre de 1862, fue el que solicitó el sr. Bunster al coronel Saavedra y la primera casa de tejas que se construyó fue tambien la de él. Fundó el primer molino en este pueblo y se dedicó a producir la materia prima para hacerlo funcionar en 1869; el de Colipulli en 1877, el de Nueva Imperial en 1883 y el de Traiguén el año siguiente. De estos grandes molinos, tres eran de cilindros, los primeros de este sistema que se han introducido al país.
Cuando instaló en Angol su primer molino en que invirtió la suma de $ 46.000,- de aquellos años, "todo el mundo" le auguró un fracaso; ya que levantaba un molino donde no se cultivaba un solo grano de trigo, ni había de donde traerlo de un lugar cercano, a noi ser de Nacimiento, ni aún caminos para poderlo transportar de largas distancias.
Pero el sr. Bunster no desconfiando de3l porvenir, escribe don Horacio Lara, en su Crónica de la Araucanía, (Santiago, 1889, II: 470,) empezó por repartir el capital que le restaba a diversas personas para que hicieran pequeñas siembras de trigo por vía de ensayo, estimulndo a los demás para que hicieran lo mismo y cual no sería la sorpresa general al ver reunidas a los quince meses después en el propio molino de Angol 3.600 fanegas!